Querido Dios: Hasta ahora mi día fue bueno. – No estuve chusmeando; – No perdí la paciencia; – No fui codiciosa, sarcástica, malhumorada, aburrida ni irónica; – Controlé mi tensión pre menstrual; – No reclamé; – No maldije; – No grité; – No tuve ataques de celos; – No comí chocolate; – Tampoco usé mi tarjeta