No a la envidia y odio. Vivamos en paz. Hace muchos años un esforzado y responsable  trabajador agrícola junto con su mujer lograron ahorrar el dinero suficiente para comprarse un campo. Felices se pusieron a la obra y empezaron a cultivar y criar animales. Con la ayuda de los vecinos lograron perfeccionarse en la producción