Amo las Margaritas

Siempre, desde chica, me han gustado las margaritas y tambien la flor del diente de león. Simplmente me gusta el color amarillo y esas flores lo tienen.

 

Acá un humilde intento de poesía:

Amo las Margaritas

Sencillas y hermosas,

tan discretas.

En lugares remotos

dan alegría y color.

Encienden un pensamiento de amor

¿Me quiere?

En las praderas y por doquier

su simplicidad atrapa la atención.

Y en un prado inglés floreciendo,

con ingenuidad y revolucionaria

el cortapasto no la amedrenta;

en ese parque pulcro

ilumina sólo al alma humilde.

No se vende en las florerías;

no tiene precio;

como el amor, cariño y la amistad.

Espera con carita feliz a que alguien se agache

y se deleite en su candidez.

Y así da una pequeña luz,

me roba una sonrisa

y premia mi día.

Por Martina Held